David G. Panadero

Crítico, docente y autodidacta

Periodista y escritor, en la docencia y el contacto directo con los lectores, ya sea en actos culturales o conferencias, he encontrado mis mejores momentos profesionales.

astorga
Marta Sanz, Juan Madrid, Ricardo Magaz y Panadero en Astorga Negra, 2018

Nacido en Madrid en 1974, he compaginado la formación tradicional, licenciado en la Universidad Complutense de Madrid, con un impulso fuerte como autodidacta: con 26 años fundo Revista Prótesis, una cabecera pionera en la que reivindico el trabajo de los escritores que reinventan la tradición de la novela negra norteamericana y la adaptan a la realidad de la España de la Transición. Esta revista me ayuda a profesionalizarme en el sector editorial, como especialista en novela negra, paso a ser conferenciante especialista, colaborador en varias publicaciones y organizador de eventos (Mayo Negro / Universidad de Alicante, Congreso Internacional de Ficción Criminal / Universidad de León), director de colecciones (Calle Negra / La Factoría de Ideas; Off Versátil / Ediciones Versátil).

fórmate conmigo y observa el mecanismo de la ficción

crimenes-celebres.jpgTambién soy durante 6 años profesor de Narrativa en CEV. Escuela Superior de Comunicación, Imagen y Sonido (Madrid), donde imparto en ciclos formativos de Grado Medio, Grado Superior y Máster.

También publico una novela, Los viejos papeles (Cuadernos del Laberinto, 2016) y un libro con dos novelas cortas, Sesión doble: Sin contraseñas y El último vagón (Vernacci, 2018).

Para ser un buen escritor hay que ser un buen lector, suelo decir a mis alumnos. No consiste tanto en leer mucho como leer bien. Me gusta emplear el símil del niño que destripa el muñeco para ver su mecanismo. Si el escritor tiene la habilidad y la capacidad de análisis para ver cuál es el mecanismo y el motor que mueve una historia; si, en definitiva, el escritor tiene ciertas dotes de crítico y es además autocrítico, se asegura una calidad en su obra. Si te formas conmigo observarás el mecanismo de la ficción de forma consciente, con claridad, asumiendo el control, ya que tú y no otro eres el autor.

escher.jpg
La mano que se pinta a sí misma de Escher